¡Un virus llamado «revolución»! Covid-19 debilita aún más la libertad de expresión en Venezuela

El pasado 21 de marzo del presente año, el periodista venezolano Darvinson Rojas comenzó su calvario, al ser detenido junto a sus dos padres. La acusación del régimen fue incitar al odio. El supuesto delito que se le imputó fue difundir cifras de contagiados por COVID-19 erróneas, un ejemplo más de cómo la pandemia ha enfermado aún más la libertad de expresión.

“Yo estuve detenido doce días, me imputaron los delitos de instigación al odio e instigación pública simplemente por dar información acerca de la COVID-19 en Venezuela, específicamente, datos suministrados por fuentes oficiales, alcaldes y gobernadores”, reportó Rojas.

No lo hizo en un medio de comunicación oficial, sino a través de publicaciones en su cuenta en Twitter, donde difundió los datos facilitados por el gobernador del céntrico estado Miranda, Héctor Rodríguez, y del alcalde de Los Salias, José Fernández, que se contradecían entre sí, según afirma.

La pandemia del Covid-19 ha debilitado aún más la libertad de expresión en Venezuela, el régimen ha calado hondo en la garganta de los que quieren alzar su voz como si de un virus se tratase, el pueblo cada vez más decaído pide una cura para esta mal llamada revolución, pero al igual que la vacuna del virus la solución para Venezuela ha tardado más de lo que se esperaba.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: