¡Spa en casa! Agua helada, el mejor aliado para reafirmar tu piel

El agua fría nos brindará un tratamiento de spa sin necesidad de agendar ni gastar dinero. Entre los múltiples beneficios que el agua fría nos proporciona, se encuentran los siguientes: estimular el sistema inmunológico, despertar la actividad funcional del organismo y mejorar la expulsión de las impurezas de la sangre mediante los poros.

 

Agua helada para reafirmar la piel

La temperatura del agua es el secreto que hasta el día de hoy no conocías para mantener un aspecto joven y una piel en su lugar. El agua helada automáticamente, transforma tu piel a mucho más firme. Es una milagrosa solución para cerrar los poros de la cara y para lograr una piel luminosa. El agua fría, a muy baja temperatura, también promueve la humectación y tonifica la piel.

Además el agua extremadamente fría también mejora la circulación sanguínea. Las duchas con agua fría son muy benéficas para personas que sufren de problemas de circulación como várices. Además, nos inyecta energía y vitalidad.

 

Agua helada o Hielo

La opción está en tus manos. Si por ejemplo los poros de tu rostro son notorios, el agua helada o un cubito de hielo te ayuda a cerrarlos, brindándote un aspecto más suave en el rostro. Por las mañanas, antes de maquillarte, puedes pasar un hielo por tu cara. Esto te ayudará a estimular la circulación, reafirmando tu rostro y ayudando a que tu maquillaje se fije de una mejor manera.

Por las noches también puedes enjuagarte con agua fría, una vez, después de desmaquillarte y antes de aplicar tu aceite o crema de noche para potenciar los efectos de los productos.

Si usas el agua helada por una semana constantemente, empezarás a notar a tu piel mucho más tonificada y firme, un efecto como en el spa que tú misma puedes hacer en casa de la manera más fácil y sin gastar dinero. El tratamiento facial con hielo o agua helada te ayudarán en un montón de problemas en tan solo minutos.

No dudes que este método es una excelente vía para el cuidado de tu belleza facial. Puedes hacerte lavados de agua helada con cubitos de hielo de dos a tres veces al día de 10 a 30 segundos, ¡y listo! una piel nueva en un 2 x 3.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: