¡Perdieron su amor y respeto por los ancianos! Mientras China destruye las economías del mundo sus sembradores de arroz están envejecidos y empobrecidos

Para nadie es un secreto que China se ha aprovechado de pandemia para destruir la encomia de muchos países comprando empresas que antes de la misma eran invendibles con la llegada del Covid-19 se fueron a la quiebra y fue donde China entró en acción comprando una gran cantidad de estas, sin embargo mientras tienen dinero para comprar dichas empresas sus sembradores de arroz, ya envejecidos, sin recursos y abandonados completamente por las políticas de Beijing, están sumergidos en la más profunda miseria.

La falta de jubilaciones adecuadas para los residentes rurales de China no es un problema nuevo. Una pensión de jubilación segura siguió siendo un privilegio reservado únicamente para los residentes urbanos.

La falta de apoyo para los residentes rurales de edad avanzada se ha convertido en un problema socioeconómico cada vez más grave para China en medio del rápido proceso de urbanización del país y el envejecimiento de su población.

Los ancianos deben seguir dependiendo de su propio trabajo o sus ahorros debido a la falta de apoyo financiero por parte del régimen. Con el éxodo de los jóvenes a las ciudades la situación está a punto de volverse insostenible y hace peligrar la estrategia de Beijing para impulsar el mercado interno.

En la mayor parte de las zonas rurales de China, los ancianos deben seguir dependiendo de su propio trabajo, sus hijos o sus ahorros en sus últimos años debido a la falta de apoyo financiero por parte del régimen y a la miseria de las pensiones.

Cálculos independientes estiman que un 40 por ciento de los hogares del país están obligados a ahorrar lo suficiente para financiar su vejez. Muchos campesinos tienen que seguir cultivando pequeñas parcelas de tierra para sobrevivir incluso cuando son realmente viejos, lo cual, además, ha afectado negativamente a la productividad agrícola.

Al bajo nivel de ingresos de los campesinos, se suma el problema del envejecimiento de la población en las zona rurales y el éxodo de los jóvenes a las ciudades, un fenómeno alentado por el régimen.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: