¿Lago Piru maldito? Salen a la luz decenas de escalofriantes historias del lago donde desapareció Naya Rivera

Luego de la desaparición de la actriz Naya Rivera, han salido a la luz incontables historias de ahogos y desapariciones en el lago que al parecer esta «maldito». Todo comenzó en el año 1994, cuando Jesús Danilo Carranza, un habitante de North Hollywood de 27 años murió ahogado después de salir a nadar con su familia, lo que llama la atención es que tenia puesto el salvavidas y aun así se ahogo.

Tres años después, Liborio Domínguez, de Long Beach, se ahogó al lanzarse al agua para rescatar a su hija, que había caído momentos antes, la niña sobrevivió, pero su padre no. Su cuerpo se logro recuperar días después del incidente.

Dos meses mas tarde, Isidro Castillo de 22 años, había salido a pasear en bote con su novia, se dio cuenta de que no podía regresar a la embarcación por lo que su pareja le arrojó una boya, pero él nunca la alcanzó. Su cuerpo apareció 24 horas más tarde sin vida.

Un par de semanas luego Ulises Anthony Mendoza, de 30 años había ido al lago a pasar una tarde con su familia. Tampoco pudo regresar al bote tras meterse en el agua nado un poco y termino ahogado

En 1998, un empleado del muelle, Arthur Raymond Caladara, se ahogó en circunstancias nunca esclarecidas.

Vy Xuan Dang, de 30 años, estaba con su familia y fue llevado por una fuerte corriente.

Hace 20 años, Eric Cruz, de 25 años, nadaba a solo tres metros de la orilla, sin embargo quería alcanzar un bote a control remoto que estaba navegando, cuando lo encontró se paralizo y se ahogo.

En 2008, Anatoly Naftoli Smolyansky, de 39 años, se lanzó para rescatar a su hija de 5 años, que había caído al agua por accidente corrió con la misma suerte y su cuerpo fue hallado una semana más tarde.

En mayo de 2010, Roberto Barrios, de 36 años había ido a nadar en una embarcación en mal estado, que fue empujada por el viento sin que él notara, se lanzo al agua y nunca la alcanzó.

Douglas West, ex gerente de servicios de parques y recreación del lago Piru, le dijo a Los Angeles Times en el 2000 que, a lo largo de 23 años de trabajo en el lugar, recordaba cerca de una docena de muertes por ahogamiento. La mayoría, nadadores sin experiencia que subestimaron los peligros de esas aguas, las ráfagas de viento y las profundas columnas de agua helada.

Luego de los días que han pasado después del anuncio de desaparición de la cantante ya la investigación paso a recuperación del cuerpo, sin embargo las autoridades no han tenido éxito en la búsqueda, y las causas de la tragedia siguen siendo un  misterio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: