La mansión de los horrores del pedófilo Jeffrey Epstein en Miami será demolida

En West Palm Beach, Miami, con palmeras que lo rodean, entre las calles de El Brillo Road y El Vedado Road y con su gran piscina frente al océano a lo largo de 60 metros, se alza la imponente construcción que poseyó durante años el millonario Jeffrey Esptein, que en verano de 2019 se ahorcó en su celda de la cárcel de la capital del mundo, NY. En ella vivió, cerró negocios y dio fiestas, pero su lado oscuro es tenebroso, ya que en ella también abusó de decenas de mujeres, jóvenes e incluso menores de edad. De ahí que la casa sea algo así como una mansión maldita que nadie quiere para vivir. Y por ello va a ser demolida.

El comprador no es un millonario, sino que se trata de la inmobiliaria de Miami de Todd Michael Glaser, con una amplia cartera de pisos y casas de lujo en la ciudad; de hecho, es uno de los promotores del edificio One Thousand Museum, uno de los últimos proyectos de la fallecida arquitecta Zaha Hadid, donde los Beckham ya han adquirido un lujoso apartamento. Desde la inmobiliaria le restan importancia a la cuestión del anterior propietario, y afirman ante el diario que su intención en cualquier caso era echar abajo la propiedad para construir otra mas actual que podrán vender por unos 40 millones de dólares (34 millones de euros).

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: