Kamala Harris, la senadora que acusó de racista a Joe Biden hoy lo acompaña en la contienda electoral

Hoy, Biden y Harris, quienes lucen como cómplices para un mismo fin, distan de ser quienes una vez se deshacían en críticas hacia sus gestiones, como lo hizo la senadora en uno de los debates a las primarias demócratas, cuando no solo criticó la política de deportaciones en EE. UU. bajo la administración de Obama, sino que directamente le increpó con el tema racial.

Harris no se inmutó al insinuar que el exvicepresidente estadounidense era racista, por haber colaborado con diputados conocidos por ser «segregacionistas», al oponerse en los llamados programa «busing», que contemplaban la distribución de niños por escuelas, para así corregir la segregación en la década del los 70s.

La senadora es la primera mujer negra en ser candidata a un cargo de elección a nivel nacional y solo la cuarta mujer en la historia de Estados Unidos en ser parte de una fórmula presidencial.

Horas antes de que Joe Biden anunciara a Kamala Harris como su compañera de fórmula vicepresidencial, el presidente Donald Trump juzgaba que escogiera a una mujer en ese cargo. En entrevista con Fox Sports Radio, el presidente de Estados Unidos dijo que muchos hombres podrían verse “insultados por Biden” y dijo que él haría algo diferente.

“Se ató a cierto grupo de personas”, criticó Trump y agregó: “Algunas personas dirían que los hombres se sienten insultados por eso y otras dirían que está bien, no sé”, para luego restar importancia al papel del vicepresidente.

El republicano se suma a los que piensan que el número dos en la Casa Blanca tiene un papel residual, que no importa, pues no da votos, pero se le olvida que fue Mike Pence quien le dio el triunfo en estados claves, donde los evangélicos fueron definitivos.

El anuncio de Biden, quien será investido formalmente como candidato del Partido Demócrata la próxima semana en la convención del partido, tiene más impacto del que Trump cree. Y más ahora cuando los temas de raza, minorías y mujeres toma relevancia. De acuerdo con analistas, “la elección busca inclinar la balanza capitalizando el debate racial tras la muerte de George Floyd”.

Después de abandonar la carrera presidencial en diciembre, Harris volcó su atención al Senado y encontró un nuevo propósito en la ola de protestas que se desataron por todo Estados Unidos en contra del racismo y el abuso policial. Marchó junto a los manifestantes y apoyó decididamente las propuestas para transformar la policía y hacer del linchamiento un crimen federal. Desde entonces, Harris a menudo se ha expresado con una claridad que no empleó durante las primarias presidenciales al hablar sobre temas económicos como el cuidado a la salud y los asuntos de impuestos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: