¡Hambruna en Corea del Norte! La triste realidad que padecen los soldados de Kim Jong-un

Kim Jong-un vive como lo que dice ser, un ser supremo. No pasa penurias y el círculo que lo rodea tampoco: su cada vez más poderosa hermana Kim Yo-jong y sus generales, la nomenclatura de la dictadura.

Sus soldados, sin embargo, tienen un panorama muy distinto y sufren las consecuencias de una economía en colapso, cada vez llega menos la comida y son obligados a trabajar el doble para proporcionar una mínima cantidad de alimento a los ciudadanos.

En un estado empecinado en una obsesión particular: el gasto desproporcionado en pruebas de misiles como única respuesta a su aislamiento internacional.

Pero no sólo las provisiones resguardadas soportan el peso de la escasez en Corea del Norte. La población en general está viendo cómo cada vez las porciones de comida son más pequeñas o y mas escasas.

El hazme reir del mundo conocido como Kim Jong Un está desesperado por evitar que la escala aumente a niveles de desastre humanitario, algo que podría ocurrir si continúa el descontrolado gasto militar.

Por tal motivo, en las últimas horas los propios soldados de la provincia de Chagang han comenzado a construir instalaciones de riego a gran escala como parte de los esfuerzos para mejorar el suministro de agua a las granjas en el territorio. Recordemos que a la falta de políticas económicas eficientes, Corea del Norte se vio atravesada por sequías que golpearon la producción granaria y todos los rubros en general.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: