¡Es más que un simple jugador! El sorprendente costo que desencadena de la declaración de independencia de Lionel Messi

Más que dejar un club, Messi renunció a muchos más el martes cuando él y sus representantes enviaron al Barcelona confirmación oficial de su intención de abandonar el club. No solo está acabando una relación con el club que data de dos décadas, que lo ha visto transformarse de un niño de 13 años que firmó un contrato escrito en una servilleta a, posiblemente, el más grande jugador que el futbol ha visto.

No solo está rompiendo un vínculo entre jugador y equipo que ha llegado a parecer simbiótico. El Barcelona no es el Barcelona sin Messi. Sin embargo, ¿Messi sería Messi sin el Barcelona? El astro llevó a su equipo a la grandeza, elevó a este club a una prominencia inigualable, pero lo contrario también fue cierto durante mucho tiempo: el Barcelona no solo era su equipo, su escenario, también era un principal en su historia.

Esos son bastantes sacrificios, por supuesto, pero es la posibilidad de dejar Castelldefels lo que mejor pinta qué tan en serio es la decisión de Messi, cuán desesperada se ha convertido la situación a su sentir y cuánto enojo ha acumulado. No solo está preparado para decir adiós a su empleador y cambiar una camiseta por otra. Está preparado para abandonar la vida que ha construido.

El Barcelona está lastimado, y la empatía está con Messi. No sorprende que para él ya haya sido suficiente. Aunque es difícil pensarlo con otra camiseta, otros colores y, a pesar de que podría haber dolor —no solo por parte del Barcelona— al pensar que el jugador y el club tomen caminos distintos, él se debe a sí mismo buscar en otro lado, encontrar un club donde su carrera pueda tener el ocaso de oro que él merece.

El equipo siempre se ha jactado de sus ingresos pero tan solo Messi se lleva una extraordinaria tajada de eso y , valga decirlo, ya que ha aportado un increíble valor para justificarlo. Sin embargo, para remodelar el equipo, para revolucionarlo, algunos jugadores tendrían que irse. No jugadores de adorno o juveniles, sino jugadores como Suárez, Vidal e Ivan Rakitic.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: