¡Entre la espada y la pared! Maduro y su dilema de sacar o no del ejercito los leales de Cabello

El dilema de Nicolas Maduro es controversial pues está entre la espada y la pared, y es que no es nada facil llevar un país destruido donde la lealtad está por encima de todo.

Fuerza Armada Nacional Bolivariana como es tradición llevará a cabo sus ascensos este 5 de julio y aunque  no son un tema decisivo para  la población  sí lo es para las relaciones internas entre el líder del gobierno chavista y la cúpula podrida en el poder.

En el marco de una feroz crisis económica, arropada por medidas sanitarias asfixiantes en una población con la inflación más alta del continente, con graves fallas en el suministro de alimentos, medicamentos, servicios como gas doméstico, agua potable, electricidad y combustible, los ascensos no son un tema de interés para el común de la población, pero es clave para Nicolás Maduro y la cúpula en el poder. Los ascensos militares de los altos mandos se efectúan alrededor del 5 de julio, día de la celebración de la firma del Acta de la Independencia de Venezuela.

Si decide hacer los cambios, y de acuerdo con las piezas que se muevan en este período de ascensos militares, se va a determinar si los llamados febreristas, es decir, los que participaron en la intentona golpista del 4 de febrero de 1992, van a seguir teniendo algún tipo de poder en la estructura de mando político y militar.

Todo indica que Maduro no tiene el temple para sustituir al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, porque no se vislumbra a nadie para sustituirlo y no agitar el mundo militar, aun cuando debió salir de baja en el año 2014.

Lo que si tiene presente Maduro es oportunidad de dar de baja a la promoción 1987, a la cual pertenece nada más y nada menos que al segundo en mando del chavismo Diosdado Cabello que, aunque solo llegó a teniente, es un hombre poderoso en la estructura de poder en Venezuela y tiene a su cargo parte de comandantes en puestos claves.

La pieza más importante de Cabello en el Alto Mando es Rodríguez Cabello, quien debe ser movido de la Comandancia del Ejército porque sino se crea un tapón en la estructura de ascenso que no le permitiría subir a la de 1988.

Actual comandante general del Ejército. Y otro que está en el Alto Mando Militar, el mayor general Jesús María Mantilla Oliveros.

 

Redacción de InfoVzlaNet con información de Infobae.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: