¡En Miraflores crece la incertidumbre! Álex Saab pidió dejar constancia de que no se va a suicidar en Cabo Verde

El caso del testaferro de Nicolás Maduro Álex Saab se ha tornado con tanta relevancia pues nadie esperaba en Cabo Verde que sus autoridades lo califican como “delicado”. De hecho, el presidente Jorge Carlos Fonseca dijo que ha recibido llamadas de varios jefes de Estado para hablar del tema, aunque no reveló identidades.

“Sea cual sea el expediente, o su complejidad o sus implicaciones, tenemos que funcionar como un Estado de derecho”, enfatizó Fonseca. Medios locales también han reportado que por el caso Saab se ha registrado en Cabo Verde una corriente de opinión que le pide a su Gobierno mantenerse al margen de la disputa diplomática, por posibles consecuencias negativas.

Por su parte los Estados Unidos confía en que sea avalado el pedido de extradición que formalizó contra el barranquillero, como Venezuela -que le dio estatus de agente especial para pedir su regreso a Caracas- están presionando para que les sea entregado.

Un poderoso esquema de seguridad de la Policía Judicial acompañó el traslado de Saab, a quien la justicia de ese país le ha negado tres peticiones de libertad, incluidos dos habeas corpus.

‘No me voy a suicidar’

Y confirmaron que hace 24 horas el propio Saab –de 46 años y con su familia en Venezuela– pidió ser valorado por un médico y un psiquiatra.

“Aseguró que quería dejar constancia de que se encontraba en óptimas condiciones y de que no va a intentar suicidarse. Teme que lo asesinen y que parezca que se quitó la vida”, dijo un antiguo allegado al barraquillero, a quien la justicia de Estados Unidos considera la clave para llegar a las fortunas ocultas del régimen y a los movimientos de oro y de dólares hacia Turquía, Irán y Rusia.

En los últimos días se ha registrado un movimiento inusual en el aeropuerto internacional Amílcar Cabral de Espargos, donde Saab fue capturado en supuesta misión del gobierno de Maduro y donde permanecía al cierre de esta edición.
En efecto, un Boeing C-17A Globemaster III del Reino Unido aterrizó el primero de julio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: