¡Embudo humano! La tragedia de los que esperan en «La Parada» poder ingresar a Venezuela

Como ya es costumbre el régimen busca culpables, y ahora se enfoca en castigar a los «trocheros» y a aquellos migrantes que retornan al país a través de «pasos ilegales fronterizos», tras acusarlos este miércoles 8 de julio de propagar de manera acelerada el COVID-19, ahora veremos una nueva oleada de violaciones de los DDHH.

Pero recordemos que Nicolás Maduro por años utilizó a muchos de estos mismos «trocheros» para contrabandear alimentos, medicamentos y gasolina, cuando saqueaban todo en Venezuela.

En vez de tener una verdadera política de aislamiento y confinamiento, refugios que puedan albergar a todos los migrantes que se encuentran varados en la frontera, específicamente en Cúcuta, que los lleve pronto a sus hogares, en vez de dotar con los insumos requeridos a centros hospitalarios, de proporcionar equipo de prevención al personal, obrero, administrativo, enfermeros y médicos, Maduro se enfoca no solo en buscar culpables, si no en castigarlos.

El embudo humano que hay en la mundialmente conocida como «La Parada» ubicada en el municipio Villa del Rosario, Norte de Santander, es verdaderamente dramático, cientos de personas esperan poder entrar a su patria, Venezuela, bebés recién nacidos, niños de todas las edades, jóvenes, adultos y adultos mayores, pasan días esperando poder ser trasladados en condiciones inhumanas, sin baños, sin agua, sin un techo donde resguardarse.

Si bien es cierto que el gobierno de Colombia les proporciona parte de la alimentación en convenio por la ayuda internacional que recibe, que por cierto son millones de dolares incalculables al hacer la reconversión en pesos colombianos, la ayuda no llega a quien verdaderamente lo necesita, pues se queda gran parte en tramites burocráticos, otra parte en dotación de carros panfleteados con la palabra «Migración» y con uniformes de primera calidad para quienes portan carnets que los identifica como personal de «Migración».

Venezuela es el único país del mundo que ha cerrado sus fronteras a sus ciudadanos, más que un tema de salud, es un tema de venganza como el mismo Nicolas Maduro lo expresó en cadena nacional.

 

“Hay que perseguir y capturar a todos los trocheros, a los que pasan en las trochas (…) hay que hacerles pruebas a los que pasaron las trochas, porque están contaminando comunidades, están matando a sus familiares (…) usted que pasó por una trocha puede matar a sus familiares (…) tenemos instrumentos para ayudarlos, para hacerles la prueba, para curarlos, para atenderlos y proteger a sus familias. No hay razón para tener estos números que tenemos”, dijo tras ofrecer el reporte diario de la pandemia.

Maduro informó que este miércoles a 8.010 casos confirmados de COVID-19 y 75 fallecidos. Maduro reportó 317 nuevos casos, de los cuales 160 son de transmisión comunitaria, 155 importados y dos por contacto con viajeros.

 

Persecución en la Frontera:

El fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, anunció este martes 7 de julio la detención de al menos 13 «trocheros», en el marco del operativo desplegado en las fronteras venezolanas para evitar el retorno de ciudadanos al país sin pasar por los controles sanitarios. 

Indicó que 13 «trocheros» se encuentran privados de libertad, mientras que 23 tienen medida cautelar sustitutiva de libertad por tratarse de migrantes que regresaban al país.

Los detenidos fueron identificados como: Joel Chávez, Andrés Chávez, Zoraida Andrade de Chávez, Francia Suárez, Luis Torcates, Franklin José Piñero, Franklin Antonio Piñero, Alberto Ramos, Jhon Puerta, Jesús Centeno, Giovanny Jiménez, Yonathan Aquino y David García.

“Estas bandas captan a connacionales en Colombia para luego guiarlos a través de las trochas hacia Venezuela y una vez en el estado Táchira, los embarcan a su destino en vehículos automotores con taxistas integrantes de la red delincuencial. Esto lo hacen a cambio del pago de sumas de dinero en divisas extranjeras. Estas prácticas han generado una situación de suma gravedad desde el punto de vista del resguardo de nuestra soberanía, y pone en riesgo a la salud colectiva ante la grave pandemia del COVID-19”, afirmó Saab.

¿Pero acaso es un delito querer entrar a su patria?, Si bien es cierto que existen «trocheros», es por el resultado de las nefastas políticas que llevaron a millones de venezolanos al éxodo y que con la pandemia se han visto en la necesidad de regresar a su tierra.

En vez reprimir y perseguir «trocheros» debería enfocarse en estrategias de traslado fácil y favorable para sus ciudadanos.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: