«El Gordo» El privilegiado de los sótanos del DGCIM que tenía lujosas fincas y ahora delata a sus compañeros de prisión

El 7 de octubre, los integrantes de la Alta Comisionada Michelle Bachelet tiene en Venezuela regresaron a las instalaciones de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).  Ese día les dan un recorrido por el sector C del sótano 1. La comisión iba en compañía de los principales funcionarios denunciados por tortura y violación de derechos humanos, con quienes El Finquero mantiene una estrecha relación de camaradería. Hernández argumentaba, casi a gritos que ahí nunca se ha torturado a nadie, que eso que han dicho las víctimas de tortura son inventos y que quienes están en la Casa de Los Sueños es por mala conducta.

Mientras el Capitán de las filas del GNB Jesús Alberto Aguilarte Gámez fue consentido de la revolución bolivariana y gobernador del estado Apure, su compadre Reyes Gabriel Hernández se convirtió en un potentado. Pero es necesario recordar quién era Aguilarte para entender el caso del hoy privado de libertad en DGCIM. El capitán participó activamente en la intentona de Golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez, el 4 de febrero de 1992, liderizado por Hugo Chávez, Javier Arias Cárdenas, Jesús Urdaneta Hernández y Yoel Acosta Chirinos.

“El Gordo fue parte de la perdición de Aguilarte, porque lo engolosinó buscándole drogas y mujeres. La pistola que Aguilarte cargaba encima el día que le dispararon se la había dado Reyes tres semanas antes”. El Finquero siguió en Apure, donde tenía fraudulentos negocios, se le menciona como pieza clave de negocios del narcotráfico en la localidad.

Cuando se suscita el intento de magnicidio contra Nicolás Maduro el 4 de agosto 2018, comenzó una cacería contra oficiales de diverso grado militar a quienes los servicios de Inteligencia señalaban de estar involucrados, también se aprovechó de involucrar a políticos y figuras como este personaje.

Un oficial, quien presuntamente iba a ser detenido por el hecho, habría sido ayudado por Hernández para que huyera del país. Por esa razón lo apresan, lo imputan y lo envían a la DGCIM donde aún se encuentra. Lo resaltante es que le confiscan el millonario hato El Chaparralito, rico en pistas de aterrizaje para aeronaves donde, cabe resaltar, según han narrado habitantes de Apure, “El Gordo hace fiestas con mujeres y exceso de todo, siendo las últimas para Francisco Flores. En ese grupo estaba Cristóbal Jiménez y Nixon España que era de Pdvsa”.

Al final le arrebataron El Chaparralito, otras fincas, algunos apartamentos y unos galpones en Valle de La Pascua. Aún se consuela importantes empresas en el exterior. Ya no viste un día de marca, tampoco hace extravagantes fiestas con ex reinas de belleza, pero sigue siendo un privilegiado incluso en el infernal sótano de la Dgcim, aunque sea para mentirles a los delegados.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: