El embajador designado por Guaidó en Bahamas Rafael Ángel Domínguez Mendoza investigado por desfalco a Citgo

El presidente interino de Venezuela Juan Guaidó nombró embajadores tanto en Bahamas y Andorra y no precisamente para tratar temas diplomáticos o tratar la salida del régimen.

 

 

Todo apunta es seria para aprovechar estos paraísos fiscales.  Luego de las revelaciones de sobornos y corrupción en el gobierno de fantasía, no es descabellado pensar que estos «diplomáticos» van en buscan de un botín que chavista y los llamados enchufados has dejado por temor a ser descubiertos y recaigan sobre ellos sanciones. 

 

Andorra, fue eliminado de la lista de paraísos fiscales de la UE recién en 2018. Hasta ese entonces, se consideraba que el país tenía un «régimen fiscal pernicioso» por su sistema de bonificaciones en el impuesto de sociedades y el secreto bancario.

En marzo de 2029  Guaidó designó a Carmen Eloísa Alguindigue como embajadora en el principado de Andorra.  Allí hay 4 mil 200 millones de $$ robados a Venezuela y congelados por tribunales locales, por este hecho la Fiscalía venezolana procesó y encarceló a dos primos del ex ministro Rafael Ramírez.

 

El pasado 01 OCT Juan Guaidó nombró a Rafael Ángel Domínguez Mendoza como embajador ante Bahamas posiblemente para seguir desfalcando a Citgo, ya que en 2018 la corporación abrió una oficina comercial en dicha mancomunidad. hasta su mismo entorno le preguntó a Guaidó ¡que cual es su carrera como diplomático para
ser designado?, cosa que Guaidó jamás respondió. 
Recordemos que el gobierno de Maduro  no tiene embajadas en Bahamas así que esto le da «cancha libre» al #ProyectoGuaidó para continuar con el robo de las ganancias obtenidas a través de los activos venezolanos en el exterior de los cuales han que han logrado apoderarse.
Cabe destacar que fue en Bahamas precisamente donde Asdrúbal Chávez -legalmente el jefe ejecutivo de Citgo- trató de mantener el control de la operación del complejo refinador cuando EEUU le revocó la visa para sellar el pacto de saqueo con Guaidó.
La Mancomunidad de las Bahamas es un paraíso fiscal porque su legislación y tributación permite a los inversores extranjeros no pagar impuestos y protege el derecho a la confidencialidad de los clientes de sus bancos. Además no exige presentar informes anuales corporativos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: