¡Alarmante! Perú, el país con la mayor tasa de mortalidad por Covid-19 en el mundo

Al contrario de Brasil, el gobierno peruano tomó en serio la crisis provocada por el covid-19 desde el principio, sin embargo esto no ayudó en nada. Las medidas no parecían frenar la pandemia ni hacerla más controlable. Los motivos de la rápida escalada de la situación en el país son varios. Una gran mayoría de los peruanos trabaja en el sector informal de la economía. No pueden quedarse en casa porque, si lo hacen, les falta su ingreso. Además, en los últimos meses apenas se invirtió en el sistema de salud. En Perú había, al comienzo de la pandemia, nada más que 100 camas de terapia intensiva para 32 millones de personas. El gobierno se concentró desde entonces en poner a disposición una cantidad mayor de camas, en lugar de ampliar la capacidad de los laboratorios de testeo. Es por eso que no se logró interrumpir la cadena de contagios.

Durante el pico de infecciones comenzó la escasez de las botellas de oxígeno para los tratamientos. A pesar de las estrictas medidas restrictivas contra el virus, la Policía informó que solo en Lima se hicieron 321 fiestas ilegales. Por otra parte, la misma autoridad provoca, con medidas «bienintencionadas», aglomeraciones de personas. Por ejemplo, el pago de ayudas económicas hizo que se formaran largas colas ante los bancos, ya que solo el 38% de los peruanos tiene una cuenta bancaria. El resto debe recoger el dinero en efectivo. Las cifras actuales dejan poca esperanza de que la situación en Perú mejore. Solo el sábado (12.09.2020), el Ministerio de Salud informó de otros 6.600 casos de COVID-19 y de 126 muertos.

Actualmente es el país con la más grande tasa de mortalidad, y parece que la situación no va a cambiar a corto plazo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: